Home Molirena

Tengo el honor y la distinción de encontrarme el día de hoy con ustedes para dirigirles algunas palabras en torno al origen del Partido MOLIRENA, su ideología, declaración de principios y estatutos; temas que a nuestro gusto son básicos y elementales para todo ciudadano que participe efectivamente en nuestro partido. Gracias al beneficio que nos otorga el estado panameño, por medio del subsidio electoral a los partidos políticos; e! Partido MOLIRENA ha iniciado un programa de educación política a nivel nacional dirigido a todos nuestros copartidarios/ simpatizantes/ amigos e invitados. Este subsidio electoral que no es otra cosa que la deuda política se obtiene como un acto de generosidad del estado por encima de otras apremiantes necesidades sociales que requieren tanta o mas urgencia que atender el fortalecimiento de los partidos políticos y la democratización interna de los mismos. Es por esto, que se hace obligante hacer el mejor uso de estos recursos y vigilar para que nuestro partido, en este caso, cumpla a cabalidad con el objetivo para el cual se disponen estos dineros del estado. HISTORIA DEL PARTIDO MOLIRENA Hemos tratado de investigar sobre la historia del partido y pocos documentos hay escritos al respecto/ solo anécdotas y experiencias vividas por sus fundadores que espero se unifiquen a raíz de estas conferencias que se están impartiendo a nivel nacional. No obstante lo anterior, en 1994 tuve la oportunidad de compartir una entrevista televisada con el Dr. BERNARDINO GONZALEZ-RUIZ, quien es un distinguido fundador de nuestro partido MOLIRENA, Ex-Presidente de la Republica/ Ministro de Estado y Diputado de la Asamblea Legislativa de nuestro país; y en esa entrevista tuve la oportunidad de adquirir un pequeño resumen de la historia de nuestro partido expresada según las palabras de tan distinguido galeno, genuino representante de los valores y principios liberales.

No hay un mejor momento entonces, para compartir esa experiencia transmitiendo lo que en su momento manifestó el Dr. BERNARDINO GONZALEZ-RUIZ sobre el origen del Partido MOLIRENA, lo cual intentare complementar de la mejor forma.

Luego del golpe militar de 1968 se abolieron los Partidos Políticos en Panamá. Como resultado del Tratado Torrijos-Carter se produce una apertura democrática liderizada por los Partidos Políticos que conformaron fuerzas puras de liberalismo que jamás claudicaron ante ningún tipo de interés personal y que se reúnen en el Movimiento Liberal Republicano Nacionalista para constituirse como Partido Político de ideología Liberal en 1982. MOLIRENA lo forman 3 Partidos Políticos y parte de otros 2 de los que mantuvieron su vigencia luego de los comicios electorales de 1968. El Movimiento de Liberación Nacional (antiguo Partido Liberal de Bandera Roja) cuya bandera era el Montuno Rompiendo las Cadenas que presidía Don Temístocles Díaz Q. y a su muerte Don Jorge Rubén Rosas, el tercer Partido Nacionalista presidido por Don Abraham Pretto. El Partido Liberal Nacional cuya bandera era la Campana Roja presidido por Don Guillermo Elías Quijano y a su muerte por su hijo Don Guillermo “Billy” Quijano. Gran parte del Partido Republicano conformo el MOLIRENA siendo Don César Arrocha Grael su primer presidente. Grupos políticos como la Unión Patriótica Femenina, El Movimiento Independiente de abogados, el grupo de valientes panameños miembros de la APEDE exilados en 1974 formaron parte angular en el éxito de esta agrupación política de clara ideología LIBERAL SOCIAL que ha demostrado al pueblo panameño que supo ser oposición a los militares y ahora desde su participaci6n en el Gobierno Nacional, servir los me/ores intereses de la patria con e! impecable manejo de las finanzas que han conducido al país por mejores circunstancias económicas y que en la medida que el pueblo panameño tenga confianza en la dirigencia del MOLIRENA culminaremos con la implementación del modelo LIBERAL SOCIAL para cumplir a cabalidad con la función social del Estado de tender a la equidad social cada día mas.

En 1984 estuvimos muy cerca de postular la nómina presidencial de Don Guillermo “Billy” Quijano. Don Ricardo Arias Calderón y Don Carlos Iván Zúñiga pero al cambiar el P. D. C. la nómina proponiendo a Don Carlos Arellano Lenox para vicepresidente se produce la postulación para presidente de Don Carlos Iván Zúñiga por el PAPO. Se aprobó en reunión de la Comisión Política de MOLIRENA la postulación del Dr. Ricardo Arias Calderón con el Ing. Guillermo Quijano de vicepresidente, pero la Democracia Cristiana prefirió postular a el Dr. Arnulfo Arias ocupando ellos la Segunda Vicepresidencia de la nómina y dejando a MOLIRENA sin participación en la nomina presidencial de las elecciones de 1984.

En 1989 participamos en la negociaciones para conformar la nómina de oposición civilista bajo la falsa premisa Demócrata Cristiana de que la votación para presidente en las elecciones de 1984 los hacia a e/tos merecedores de encabezar la nómina. MOLIRENA al no tener ningún candidato la nómina de 1984 obtuvo menos votos presidenciales que Ie P. D. C. sin embargo para Legisladores estuvimos a la par del P. D. C. en 1984.

Tratamos de consolidar la candidatura de Don Rubén Darío Carles pero la Democracia Cristiana prefirió que fuera el Lic. Guillermo Endara.

Demostramos en 1989 nuestra vigencia política obteniendo 16 cúreles en la Asamblea Legislativa así como muestra de respeto para con el pueblo panameño que nos eligió al colaborar dentro del Gobierno Nacional a conducir las finanzas del Estado por mejores derroteros.

En 1994 aspiramos a recibir la confianza del pueblo panameño para poder lograr que ese mejoramiento económico que hemos obtenido se canalice hacia el incremento de la calidad de vida los panameños. No nos apartemos de este modelo Liberal Social que MOLIRENA esta tratando de implementar para el beneficio de los panameños.

EL Partido MOLIRENA nace en oposición para ser oposición. En 1994 !a Alianza con el PARTIDO ARNULFISTA se rompe para llevar a! torneo electoral nuestro candidato propio, los resultados de la campaña fueron una experiencia política que no podemos olvidar para la toma de decisiones y para nuestras futuras actuaciones. Posteriormente, en 1999 volvemos a celebrar una Alianza con el PARTIDO ARNULFISTA, representando ellos la cabeza de la nómina con la actual Presidenta de la República DOÑA MIREYA MOSCOSO y siendo su Primer Vicepresidente nuestro copartidario ARTURO VALLARINO. En este último período, en particular cabe destacar en primer lugar, la confirmación de nuestra vocación democrática ya que a pesar de las simpatías por otro distinguido copartidario nuestro para que ocupara la primera vicepresidencia de la Republica, nuestro partido en forma independiente tomo una decisión diferente y autónoma. Lo cierto es que nuestro Partido MOLIRENA ha mantenido una simpatía electoral que no ha sufrido mayores variaciones desde su fundación, aún cuando en cada campaña se han presentado diferentes circunstancias. Es indudable que nuestro Partido MOLIRENA tiene un compromiso con el futuro del país, tiene un compromiso con la juventud, tiene un compromiso con todos nosotros, porque nos hemos convertido en una fuerza indispensable para lograr el triunfo electoral, tal como quedo demostrado en la última campaña electoral.

Al respecto, solo me queda agregar que la aspiración de tener un Partido organizado, la aspiración de aumentar la membresía del partido, la aspiración de mejorar nuestros niveles de participación en la Asamblea Legislativa procurando un mayor número de legisladores en la bancada, nuestra aspiración de lograr una mayor participación en las comunidades a través de los alcaldes y representantes de corregimiento, no es ajena a la esperanza de ningún partido que aspire una sociedad y un estado liberal.

IDEOLOGIA DEL PARTIDO

La vigencia del liberalismo en el nombre del partido en los hombres y mujeres que lo fundaron queda plasmada en su Declaración de Principios y en la historia de sus líderes.

Sin lugar a duda, podemos afirmar que nuestro Partido MOLIRENA es un Partido LIBERAL. Entonces cabe preguntar, ¿Qué es el liberalismo? ¿Cuáles son sus metas? y ¿Cuáles son sus valores para poder comprender su ideología?

Los liberales deseamos un estado liberal y una sociedad liberal; donde el orden del país tenga como fundamento la cordura y e! sentido de responsabilidad de los ciudadanos, donde la libertad es el orden. Los liberales creemos que nuestro país debe ser guiado por medio del ejemplo, la integridad, la información y el estímulo.

Debemos entender que e! fin ya no justifica los medios, que la calidad de un político no se puede seguir midiendo por su brillante retórica sino por su capacidad de resolver; que estamos inscritos en el Partido político para cumplir con un deber político con responsabilidad ciudadana no para establecer relaciones y promover intereses personales.

Los Liberales creemos en la descentralización y no aspiran a la uniformidad por la uniformidad misma. Los liberales somos totalmente comprensivos y respetuosos. Las minorías siempre que se atengan a las reglas del juego, son bien vistas como un factor de enriquecimiento.

Aspiramos a que los medios de comunicación y los periodistas midan sus comentarios con plena conciencia de su responsabilidad. Nuestra nueva sociedad no debe tener espacio para las falsedades, difamaciones e incorrecciones, todos debemos tomar las medidas para cultivar el buen gusto.

Por su parte, aspiramos que la educación debe orientarse al ejercicio responsable de la libertad, orientada a mejorar la sociedad de generación en generación.

Nuestras políticas sociales no pueden olvidar al enfermo, al minusválido y al que no cuenta con recursos, también podemos procurar para el los acceso a una existencia independiente desde el punto de vista económico, creemos en el derecho de contar con una oferta variada de bienes para satisfacer las múltiples necesidades de los ciudadanos al igual que aspiramos a que los empresarios busquen el justo equilibrio entre su derecho a! beneficio empresarial, su deber con el prójimo y su responsabilidad con la comunidad.

En términos generales podemos manifestar que las metas anteriores comprenden las principales aspiraciones de una sociedad liberal/ las cuales se realizan a través de un sistema de valores. Estos valores que podemos identificar principalmente son: la libertad, la responsabilidad, la autorrealización, la autodecisión, participación, la tolerancia, la igualdad de oportunidades, ayuda para la autoayuda, pluralismo, progreso, democracia/ descentralización, naturaleza y ambiente y la paz.

Estos principios reflejan la filosofía liberal. En la cima de la escala de valores, figura la libertad, que significa digno de un hombre libre.

Se puede decir que el concepto libertad se funda en la diferencia que hay entre todos los seres humanos, nadie se asemeja a ningún otro ni en su forma, aspecto u origen; así también, que toda persona desea desarrollarse de conformidad con esta individualidad inconfundible. A partir de esta circunstancia distinta, todos aspiramos a lograr por caminos distintos objetivos distintos, y para seguir sus caminos y cumplir sus objetivos necesitan la libertad.

Para lograr la libertad se requiere eliminar la regulación y la coacción autoritaria en todos los dominios de la vida, acompañada de la liberación de los perjuicios, las pasiones y el servilismo.

En consecuencia, la libertad no es más que la posibilidad de escoger entre una pluralidad de opciones. Libertad es libertad de decisión. Cuando una persona decide, asume también la responsabilidad de las consecuencias de su decisión si se equivoca, también de la culpabilidad. Por lo que el ámbito de nuestra libertad es paralelo con el de nuestra responsabilidad.

El liberalismo reconoce y proclama la inseparabilidad de la libertad y la responsabilidad, por lo que ambos conceptos libertad y responsabilidad constituyen la base del sistema ideológico liberal.

En consecuencia la libertad fundamenta el derecho del individuo y limita los derechos de la sociedad frente a él y la responsabilidad fundamenta la responsabilidad del individuo con la comunidad y limita sus derechos frente a ella.

Nosotros como políticos debemos procurar un equilibrio entre el derecho del individuo y los de la comunidad, por lo que libertad es responsabilidad con la comunidad, el ciudadano se convierte en el poder supremo y en consecuencia es responsable de todo lo que sucede en el estado, por lo que para jactarnos de ser liberales no solo tenemos que preocuparnos de nuestros intereses, sino también, de los de nuestra comunidad.

Por su parte, la autodeterminación que es otro de los valores liberales, es el modo en que se empieza la libertad. La autodeterminación es la forma y la libertad, el contenido.

El liberalismo solo puede funcionar si el ciudadano esta dispuesto a practicar la autodeterminación, si tiene libertad para aferrarse a su derecho de libre decisión cuando se pretenda restringir, y creando nuevos espacios libres, reclamando un mayor grado de autodeterminación.

Cuanto más e! ciudadano haga uso de las posibilidades de participación tanto es menor el riesgo para tos miembros de una comunidad de que las decisiones que se adopten en su seno estén en contra de sus ideas e intereses.

La falta de participación muchas veces hace que gente que no debería, se encarame a los cargos. Sobre este valor liberal en particular debemos esforzarnos todos para intentar de una manera efectiva la participación de nuestros vecinos y amigos profesionales empresarios y trabajadores invitados a nuestro movimiento liberal, de manera tal, que contemos en nuestra comunidad con una gran cantidad de personas idóneas; que presentemos un estilo nuevo de política que aliente a acercase más que alejarse de los partidos políticos, como vehículos para desarrollar nuestra ideología por lo que este valor básico de la participación, debe adquirir para todos nosotros el carácter de un compromiso.

El liberalismo es tolerante porque la tolerancia no es más que el respeto de la libertad del otro; es el reconocimiento del derecho a la libre autodeterminación y a la participación de todos.

Nuestro país requiere de una extraordinaria tolerancia y nadie mejor que los MOLIRENAS para que demos el ejemplo en nuestra comunidad sin que se entienda que somos indulgentes sino con disposición a la comprensión.

La vida en una sociedad libre obliga a luchar para mantenerse y empuja a rivalizar con los demás. Para poder subsistir en medio de esta constante competencia es útil poseer ciertas cualidades; por ejemplo inteligencia y salud, laboriosidad y entereza, movilidad y don de gentes.

Tales cualidades y aptitudes de vital importancia no están repartidas por igual entre todos los ciudadanos. Los unos son sanos, lo otros enfermos; unos nacen en un hogar solícito, otros son considerados una carga no deseada; unos reciben la formación adecuada a sus aptitudes, a otros se les niega toda posibilidad de formarse.

Algunos ciudadanos están bien dotados para vivir en una sociedad liberal, otros no. No obstante, el liberalismo promete ser provechoso para todos.

Surge, así el mandato de suavizar las diferencias en las condiciones de vida con el fin de emparejar las oportunidades. El planteamiento liberal solo puede ser digno de crédito si se consigue cumplir este mandato.

Lo que separa a los liberales de las izquierdas es la conciencia permanente de que no puede haber igualdad para todos. La desigualdad es parte integrante de este mundo y no puede erradicarse.

No está a! alcance de la política impedir por completo el nacimiento de niños enfermos y desfavorecidos genéticamente, prohibir los errores pedagógicos o atajar las decisiones erróneas de los individuos.

El liberal no debe cejar en su empeño de eliminar las injusticias, pero tampoco debe olvidar que solo puede acercarse a su meta.

La política de nivelación de las oportunidades no es una afectación del liberalismo. No se trata de una maniobra concebida para irrumpir en las capas de electores menos privilegiadas. Es, ante todo, una obligación de principio. La consigna de “liberalismo social”, que, según se afirma, empezó a utilizarse en los años 70, era, por eso, una fórmula torpe, ya que llevaba implícita la impresión de que ésta doctrina era intrinsicamente poco social, y que hacia falta una operación correctora para proporcionarle rasgos sociales.

La política social liberal pretende emparejar las condiciones de vida distintas. Su objetivo es socorrer a los ciudadanos desfavorecidos y capacitarlos par que puedan afrontar con autonomía los azares de la existencia.

La política social liberal se resume en la fórmula “ayuda para la auto ayuda”. Su objetivo no es organizar sistemas de asistencia vitalicia, sino esforzarse por secundar a las personas de forma tai que puedan prescindir lo más pronto posible del auxilio social.

El liberal invoca la dignidad del hombre y cree en la fuerza de la personalidad. Por eso atribuye al individuo y al grupo desfavorecido un mayor poder de autocuración. La activación de la ayuda propia como respuesta a la promoción y et estímulo confirma su concepción.

Así, si el socialista corre al riesgo de subestimar a! hombre, el liberal se expone, a voces, al riesgo de sobreestimarlo y exigirle demasiado.

Pero esta no es la única diferencia entre liberales y socialistas. El socialista atribuye a todas las obligaciones sociales que el Estado haya sumido alguna vez el carácter de conquista. Reciben, así, la garantía de un derecho de vida ilimitado. Las conquistas constituyen etapas superadas del camino hacia la meta final. No hay vuelta atrás. Lo que se ha conquistado es cosa poseída y esta permitido conservarla.

Los liberales, que no hacen rumbo a una meta fija, sino que desean una evolución libre, rara vez hablan de conquista. Estas son de carácter rígido, estático; mientras que la ayuda para la autoayuda es transitoria, pasajera, fluida. Una vez que se ha alcanzado la meta, esto es, la activación de la autoayuda, la asistencia se hace superflua.

La libertad crea pluralismo; esto es, una variedad de opciones e intereses, de formas de vivir y ganarse la vida, de la oferta de bienes y de manera de aprovecharlos, de aspectos de los edificios y viviendas, de temores e ideas de la felicidad, de conocimientos y extravíos, de manifestaciones del bien y del mal… Quien quiera la libertad, tiene cuando menos que aceptar el pluralismo. El credo liberal no solo acepta el pluralismo, sino que lo desea.

Desde sus comienzos, el liberalismo político entendió el libre desarrollo como progreso. El progreso fue siempre la meta liberal. El primer partido liberal fundado en 1861, se llamo “PARTIDO ALEMAN DEL PROGRESO”. El partido de Friedrich Naumann, creado en 1910, fue bautizado PARTIDO POPULAR PROGRESISTA. ¿

Qué es progreso? Progreso ¿en qué dirección?

Las respuestas liberales no indican ninguna dirección RALF DAHRENDORF escribía en “LIBERAL”, en enero de 1985: “Los seres humanos pueden crecer; o sea, desarrollar sus potencias innatas, pero también pueden involucionar, dejando sus talentos sin aprovechar.

Aplicado a la sociedad, esto quiere decir que el progreso es posible.

Podemos crear las condiciones para brindar más oportunidades en la vida a un mayor número de personas”.

Los esfuerzos perseverantes y fructíferos de los que tienen vocación política por ofrecer al ciudadano nuevas oportunidades en la vida representan, ciertamente, un servicio al progreso, y es esperanzadora la buena disposición de los ciudadanos para aprovechar estas oportunidades. Ambos hechos son condiciones necesarias del progreso, pero no son aún el progreso mismo. Este no puede medirse únicamente por el incremento de oportunidades y el grado de su aprovechamiento. También hay que preguntar como el ciudadano aprovecha sus oportunidades, de forma sensata o insensata, con prudencia o imprudencia, de forma egoísta o con sentido de la responsabilidad. El abuso en gran escala de la libertad no puede ser progreso, y tal estado de cosas tampoco será durable.

Así pues, la respuesta liberal a la pregunta ¿qué es progreso? ¿Es que el progreso consiste en que un número creciente de personas obre con un grado creciente de libertad y creciente sentido de la responsabilidad? El progreso se da donde hay más personas que procuran hacer lo justo con menos coacción. El progreso es más libertad con menos abuso.

La democracia es la forma de Estado del liberalismo. Hay democracias sin Liberalismo, pero no hay Liberalismo sin democracia.

Pero la democracia no constituye aun una garantía para el desenvolvimiento de una sociedad liberal. Y es que, por lo pronto, ella solo realiza el valor básico de la participación, e incluso solo en el ámbito político. Las mayorías pueden tratar a las minorías de la forma mas antiliberal: con intolerancia, sin el debido respeto al derecho de autodeterminación, de manera antipluralista, centralista y agresiva.

Así, para posibilitar un desarrollo liberal en el seno de la democracia hay que hacer esfuerzos muy particulares. Tal desarrollo no se produce de forma automática.

Solo una naturaleza sana y un medio ambiente humano permiten al hombre desarrollar su personalidad. Un entorno destruido impide la autorrealización y el buen desarrollo de las aptitudes naturales hasta su plasmación en habilidades concretas.

El aprovechamiento de la naturaleza más allá de lo que resulta justificable destruye la libertad. Por eso, la protección de la naturaleza y el medio ambiente es una obligación de principio para un liberalismo consciente de sí mismo.

Los pueblos, como los individuos, tienen formas de existir, problemas y objetivos diferentes. El Iiberalismo respeta estas particularidades, del mismo modo como respeta los rasgos peculiares de los individuos.

Desea el pluralismo de los pueblos tanto como el pluralismo de los hombres, los animales y las plantas. No está dominado por el impulso autoritario de conquistar, oprimir y nivelar.

La paz es la aplicación a la política exterior de los valores liberales básicos de la libertad, responsabilidad, autodeterminación y tolerancia. El Iiberalismo es paz.

La paz y la libertad hacen pareja. Donde no hay paz, tampoco hay libertad. A la inversa donde no hay libertad, tampoco hay paz.


Este resumen de la historia del Partido MOLIRENA es una contribución del Licdo. Claudio Lacayo Álvarez, quien hoy ocupa la Secretaría General del Partido MOLIRENA por renuncia de su titular el Diputado Wilberto Quintero, que renunció para sumarse al Partido Cambio Democrático. Existen otros trabajos sobre el MOLIRENA que iremos publicando en el transcurso de estas semanas, para mayor provecho de nuestros lectores.